Un mal recuerdo

Por el polvo cegados los dos ojos

y dejando la vista en el olvido,

sueño con aquel joven malnacido

por el que dejé abiertos los cerrojos.

 

Ahora sólo hay viles despojos

de lo que antes fuera desprotegido.

Y me culpo de no haber acogido

las advertencias de los boquiflojos.

 

Ya estaba bien, pero encontré su foto,

vi aquel rostro cubierto de recuerdos

y con lágrimas formé un diluvio.

 

No afloraron aquellos desacuerdos

Extrañé sentir su cabello rubio

Pero el llanto renovó aquel voto.

 

Maigo