Idealismo verdadero

Si nosotros pudiéramos vivir mejor de lo que vivimos, y además supiéramos cómo hacerle para lograrlo, seguramente elegiríamos sobrellevar lo necesario para conseguir mejorar. Otra cosa segura es que lo que yo estoy imaginando cuando escribo la palabra «mejorar» no es exactamente lo mismo que alguien más se imagina. Quizá estemos de acuerdo en los detalles importantes, quizá sólo en el planteamiento y para nada en lo demás. Caben muchísimos modos en los que «mejorar» puede ser entendido, pero que tuviéramos exactamente la misma idea sería tan sobrenatural y desconcertante que ameritaría dudar de que estuviéramos expresándonos bien. Al fin, hay quien imaginará dinero, o posesiones, o salud, o familia, o placer, u ocio; hay quien pensará que mejorando su vida se mejora él mismo, otro probablemente pensará que es al contrario y un tercero que son las dos cosas a la vez; uno pensará que mejorar es tener una vida más tranquila, otro que una vida mejor es una más fácil, un tercero opinará que las dos a la vez.

¿Y será preferible concordar con alguno? ¿Será importante preguntárselo?: después de todo, éstas son puras suposiciones, imágenes que los más fatalistas censurarán como anhelos de soñadores ingenuos. Creo que es igualmente importante preguntar qué causas tienen los fatalistas, pues en el fondo censuran sin razón y con más saña que seso. Afirmar, en la boca y en el alma, que no se puede mejorar es la última condena de cualquier proyecto futuro. Y es que como nunca proyectamos perjuicios para nosotros a menos de que sean aceptables con miras a beneficios posteriores, cuando creemos que no podemos cambiar nada ni hacer ninguna diferencia, se nos acaba el aliento para vivir cada día. Es más, a quien le mejora la vida por pura suerte, le ocurre que ninguna herramienta tiene para mantenerse en tal ventura, a menos que él mismo haya conseguido por sus medios algo digno más allá de su «buena» fortuna. Lo peor del intento de frustrar cualquier deseo de mejora es que no sólo lo dicen así los fatalistas, sino también los influenciados por ellos. Y así terminan pensando o diciendo que cuando algo se dice que «sería deseable» o «sería preferible», es lo mismo que decir que no es, en sentido estricto, y que por tanto no hay por qué tomarle en serio.

Lo importante de preguntarse los sentidos posibles de lo deseable y lo preferible es darse cuenta de que nosotros, en nuestra vida de siempre y como es para cualquiera que no esté enfermo, hacemos todo prefiriendo algunas cosas y desdeñando otras. No se engañen los fatalistas, ni engañen a nadie más, que lo deseable y lo preferible son plena y completamente ciertos, no porque «ya sean» como si estuviéramos hablando de eventos futuros que con exactitud de vidente predijéramos, sino con la confianza de que verdaderamente lo preferible es, en el presente y en el modo de vivir normalmente, preferible. Lo preferible lo es aunque no se le haya elegido aún porque siempre nos parece (sea lo que sea) que vale inclinarse por él, en el presente y en la acción. Quien siga juzgando de idealista ingenuo al que habla de lo preferible no entiende que las personas así somos: preferimos y deseamos en verdad las cosas, y no porque aún no nos pasen son más falsos nuestros deseos. Allí es idealismo vacuo el del fatalista que fantasea con una cruda realidad que no existe más que en su áspero discurso, y no el simple y sencillo hecho de afirmar que, si hay modo de encontrar qué es mejor hacer, más nos vale buscarlo antes que después.

Anuncios

5 comentarios en “Idealismo verdadero

  1. Cuando hablas de la preferencia que todos tenemos hacia el hecho de mejorar, preferencia que no se puede negar de manera coherente, me surgió la duda de si este deseo no se funda en que de algún modo u otro el hombre es un ser progresista por naturaleza, pues busca mejorar en lo que considera mejor, y sólo cuando ha conseguido eso mejor mediante su esfuerzo es capaz de mantenerlo.
    ¿Crees que sea así, o estoy jalando mucho la interpretación?

    Me gusta

  2. Pues el problema que tengo con la interpretación es que la palabra “progresista” suele usarse en el contexto del avance tecnológico, y más aún, en la idea de que la historia avanza hacia la mejora de la humanidad. Siempre y cuando se mantenga la diferencia de estas suposiciones con la mejora personal, que no está garantizada pero ni por poco, me imagino que podrías decirlo así.

    Me gusta

  3. Gracias, y supongo que esto sólo puede mantenerse cuando se piensa en hacer mejor al hombre mediante el uso de la técnica, ya sea médica o educativa.

    Me gusta

  4. ¿A qué te refieres con “esto”? ¿Quieres decir que sólo creyendo en la técnica médica y educativa se mantiene la diferencia entre mejora personal y mejora de la humanidad?

    Me gusta

  5. No, me refería a la unidad entre la idea de progreso y el avance técnológico, aunque ya estoy dudando que el desarrollo de la técnica necesariamente exija el avandono de la tradición, y por ende el progreso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s