Perdón, tengo insomnio

Uno intenta escribir algo. Algo que valga la pena pero lo único que puedo hacer es balbucear palabras que se aglomeran mientras los sedantes causan efecto. Mi problema es el insomnio. Y las palabras se van perdiendo mientras el cerebro se relaja y se distiende. Todo se vuelve nebuloso.

Mi problema es el insomnio, ¿ya lo dije? Pero mi verdadero problema es otro. Siempre creemos que estamos haciendo algo cuando en realidad estamos haciendo otra cosa. Yo creía que estaba intentando dormir cuando en realidad lo que intento es perdonar. Perdonar a alguien… perdonarme a mí mismo.

Mas, ¿cómo lograr eso que se llama perdón? ¿Es posible? ¿En verdad es posible quitarse el sentimiento de haber sido traicionado, humillado por la única persona de la que uno jamás se esperaría la traición? Uno perdona, ¿y luego? ¿Las cosas vuelven a ser iguales? A veces creo que la única posibilidad de superar una traición es a través de la venganza. Una vez vengado el asunto, éste queda saldado.

Sin embargo se oye hablar del perdón aquí y allá. El perdón es bueno, purifica. Perdonar y no guardar rencor, ¿cómo hacerlo? ¿Es acaso como borrar unas palabras mal escritas, o extirparse uno mismo un tumor que se extiende y se pudre cada vez más con el paso del tiempo? Pero un tumor se ve, se palpa, se localiza y se remueve. Y qué hacer con la sed de venganza, rencor y odio que quedan, que se empozan en el alma, ¿se extirpan también?

Uno intenta perdonar como intenta dormir, pero por lo menos para esto último hay calmantes. ¿Sabe alguien qué es lo que hay para el perdón?

Gazmogno

7 Comentarios

  1. alejandrasantana dice:

    El tiempo…nada más

    Me gusta

  2. Cantumimbra dice:

    ¿Creen que el tiempo solo pueda lograr eso? Me suena más a olvidar que a perdonar.

    Me gusta

  3. gazmogno dice:

    Pues esa es mi duda, ¿cómo perdonar sin que sea meramente olvido? ¿Y si no se puede olvidar, cómo perdonar sin que el coraje y el odio se acrecienten en una sed de venganza no cumplida?

    Me gusta

  4. La cigarra dice:

    Pues si el tiempo hace olvidar la pena, quizá también ayude a olvidar la ‘sed de venganza’.

    Me gusta

  5. gazmogno dice:

    Pero entonces ¿dónde queda el perdón? ¿Es mero olvido? ¿Olvido del otro, ruptura de lazos? ¿Se puede perdonar a alguien por una traición sin caer en la sed de venganza y sin que sea mero olvido?

    Me gusta

  6. Cantumimbra dice:

    Comparto tu duda, Gazmogno, y no comparto la esperanza que hay en los comentarios de la Cigarra y de alejandrasantana. Creo que dices bien cuál es el problema en el modo en que preguntas: perdonar parece demandar de nosotros que no olvidemos el mal, y, al mismo tiempo, que perdamos el deseo de ajusticiarnos y el dolor de la indignación de haber sido traicionados. Demanda que sepamos que nos traicionaron, y que no pidamos ni queramos que por ello se nos haga justicia.

    Me gusta

  7. Maigo dice:

    Recuerdo que Atenea Calmó a las Erinias que buscaban vengarse de Orestes mediante el diálogo sobre la justicia, diálogo que no exige el olvido de aquello que ha de ser perdonado y que permitió que éstas terribles diosas se convirtieran en Euménides.
    Quizá eso nos diga lo que se requiere además del tiempo, pues no se trata de dejar pasar a Cronos sino de aprovechar su paso en la reflexión sobre lo justo.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s