Es hora de aquella lengua de la nona…

Apenas sentimos la viscosidad de la penumbra, y ya encendemos una lámpara para ahuyentar la oscuridad. Quizá sería mejor si encendiésemos una veladora.

Gazmogno