Un amigo y nada más

Ser amigo es más que sólo decirlo; no hay amigos de título. Ser amigo requiere serlo, requiere esforzarse por ello. Aunque el hombre naturalmente tiene una disposición amistosa, no por ello es amigo. La amistad requiere ser procurada, pues que haya una disposición amistosa, sólo dice que estamos dispuestos a ello. Lo que por naturaleza se da no puede ser de otra manera. La amistad puede darse o no, y no por ello ser algo en contra de la naturaleza, ya que la disposición a la amistad sí es natural. De tal manera que, aunque la amistad debe procurarse y no se da en todas las relaciones humanas, la amistad nunca es contra naturaleza.

Para que se dé la amistad son necesarios varios factores que permiten coincidir en ámbitos comunes; desde coincidir en el mismo momento y lugar, hasta hacerlo con pensamientos y posturas afines. Otro factor es el fin que se pretende obtener con la amistad, para que se de una amistad es necesario tender a un fin similar. Aun así, con todos estos factores, la amistad es algo que percibimos de manera cotidiana. Pero no por ser cotidiana, es algo que se dé con facilidad, requiere de coincidencia y tiempo. Tampoco es algo que se planee, la mayoría de las ocasiones –y quizá en todas-, uno se sabe amigo una vez que lo es; no depende de un convenio, casi todos los convenios de la amistad son intrínsecos a ella –no se ponen sobre la mesa y se acuerdan.

Aun así, con todas las complicaciones que surgen para que la mistad se dé, hay quien la pode tras a su vana fama o pretensión o pretensión de desarrollo personal; se olvidan de lo complejo de la amistad y lo reducen a mera tolerancia y sentimiento de compañía. El amigo, entonces, sólo nos sería útil para no sentirnos solos y para soportarnos. El problema surge cuando no nos damos cuenta que los amigos se cansan, que, aunque está mal fallarle a una persona, es peor cuando le fallamos al amigo –pues hay quien cree que si le falla al amigo no pasa nada, él aguantará todo. Los amigos se cansan, y parte de ser amigo es saber esto y cuidar del otro, procurar al otro, buscar su bienestar, ser amigo y nada más.