Diarias contracciones V

En el principio era Dios, y como Dios que es, ha sido y será podía nombrar lo que aun no estaba creado.

¿Por qué si yo no aspiro a ser Dios me exigen nombrar lo que siendo creado no conozco?

Tal exigencia, tal acto de soberbia, que voluntariamente atormenta a mi alma, me duele y contraria más que los movimientos involuntarios a los que se ve sometido mi  cuerpo.

Maigo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s