Al tiempo

Revisitación del poema Taedium Vitae de Oscar Wilde

 

Zaherir mi juventud con raudas dagas,

de la edad mezquina portar librea,

mientras cada mano vil me husmea

mi alma se enreda en trenzas largas.

Sólo soy lacayo de la Fortuna,

pero vivir así no es lo que quiero.

Esto es menos que del mar la espuma

o que el cardo seco en veraneo.

Prefiero mantenerme alejado

de los tontos que ríen de la vida.

Mejor vivir en un pobre tejado

que aún me sirva como guarida,

que en la cueva hallar otra herida

que en mi boca dejó el pecado.

 

Parte de guerra 2012. 8794 ejecutados al 16 de noviembre.

Ideas en vuelo. “El orgullo se sustenta en la humillación de los otros, y eso, en lugar de enaltecerla, humilla la condición humana. La grandeza de la dignidad se llama humildad, y su fuerza radica en que se lanza de lleno en el vacío y al final, sea en lo alto o en lo bajo, encuentra la infinita misericordia de Dios”. Javier Sicilia

Coletilla. “Cuando el Señor se adueña de un alma, no lo hace de un modo cicatero, sino con la generosidad de un gran señor”. Jacques Fesch

1 comentario

  1. Maigo dice:

    Los últimos cuatro versos tienen un sonido profundo y a la vez fresco. Trasmiten arrepentimiento y esperanza. Gracias

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s