Pérdida de tiempo.

Sabia virtud, de conocer el tiempo,

a tiempo amar y desatarse a tiempo

como dice el refran dar tiempo al tiempo,

que de amor y dolor, alivia el tiempo.

Se dice que el tiempo perdido jamás se recupera, y ese carácter irrecuperable es lo que conduce a muchos a moverse siempre con prisa, ya sea para llegar a un trabajo o a la tumba. Pero hay ocasiones en que la idea de perder el tiempo parece sugerirnos movimientos más calmos, pues nos invita a reparar en aquello que ocurre con una rapidez mayor a la deseada. Sea como sea, lo importante de esta idea, radica en que es posible perder el tiempo, y junto con ello que es posible perder lo que es más importante en la vida.

Lo cierto es que sólo se puede perder el tiempo cuando nos olvidamos de que éste es el resultado de la cuantificación de nuestro movimiento, es decir, cuando vemos al tiempo como algo que ocurre a pesar nuestro. Los días suceden a los meses y los meses a los años sin que nosotros, efímeros mortales, podamos evitarlo, y deseamos evitarlo en la medida en que notamos que pasan esos días, meses y años y no hemos hecho nada de valor.

Así pues, de la consciencia de perder el tiempo pueden desprenderse varias maneras de vivir, no falta por ahí quien busque constantemente alguna forma de permanecer en el tiempo, es decir, busca honores y recuerdos entre los mortales que le siguen, pero el éxito en esa empresa depende mucho del modo de pensar y de valorar la vida que sea propia de esos mortales. Tampoco faltará quien busque aprovechar el tiempo produciendo bienes para sus herederos y evitando molestias para los mismos una vez que ya no esté, pero estas personas son tan precavidas y cuidadosas de los detalles, que en detalles se les va la vida. Y menos ha de faltar por ahí quien considere que pérdida de tiempo es no gozar de la vida mediante el deleite de los sentidos, aunque la mayor parte del tiempo pase buscando esos deleites que no suelen durar mucho.

Viendo estos posibles modos de vida se colige que el tiempo se aprovecha siempre, pero de diversas maneras, lo que pensado con suficiente malicia o descuido nos puede llevar a olvidar la búsqueda de la mejor vida, pues lo que importa no es lo que se hace sino evitar perder el tiempo y hacer muchas movimientos en la vida, aunque estos sean erráticos y perjudiciales para el alma que se mueve. Pues lo que importa a quien le preocupa más el tiempo que la mejor vida es no perder el tiempo y no ya dar buena cuenta de los movimientos de los que el tiempo es cuenta.

Maigo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s