Arena en el desierto

Para dos que confunden el rumbo

Revisitando el himno 95 de Abdolah Ansari

¡Oh Dios!

Si está callada la lengua del amor,

sólo es una lengua…

Si la vida entrego a la amistad,

el amigo ocupa

de la vida el lugar…

Si el ahogado el agua no puede ver,

en ella está inmerso, sin poder…

La lámpara no encienden de día

que el cosmos por él se guiaría.

Coletilla. “No hay que rezar para que te llegue un paquete o por un plato más de sopa. ¡Lo que más precia el hombre es mezquino a los ojos de Dios! Hay que orar por los bienes espirituales, para que el Señor aparte de tu corazón la hez del mal”. Aleksandr Solzhenitsyn