Gazmoñerismo Confesional

Mis escritos siempre hablan de ti. Por muy vanos o confusos que puedan parecerte –o incluso contradictorios- siempre te mencionan de alguna manera. Ya son años los que han pasado desde que te comencé a escribir. Años que transcurren con la esperanza de que no te des cuenta -que nunca te des cuenta- pero que de alguna manera lo sepas –lo intuyas. Y es que te me has metido tan adentro que ya no logro siquiera distinguir si soy yo quien te escribe o eres tú quien se plasma en cada palabra que trazo en el papel, en cada idea que me surge –aunque aparentemente ni siquiera te mencione en ella.

Mis escritos siempre han hablado de ti. Porque incluso en el tiempo en el que no te conocía ya te esperaba, y escribía sobre ti. Aunque tú todavía no me conozcas, ni sepas que en cada muro, en cada carta, en cada palabra trazada al viento he estado escribiendo lenta y profundamente tu nombre.

Gazmogno