Gazmoñerismo veraniego

Un viento de tristeza entró en el verano. Cálido y abigarrado se coló por los rincones de sus días revolviéndolo todo, llevándose, una a una, las miradas más lindas, las sonrisas más tiernas. Dejó tan solo vestigios y polvo.

Ojalá que el otoño ponga orden con su meticulosidad cobriza y sus hojas secas.

Gazmoño