Adivinanza Invernal

Lo vivo sin vivirlo y lo miro a ojos cerrados,

si todo está callado lo escucho más atento,

y sus labores nunca me cansan ni un momento

por más que siendo mío, actúe descontrolado.

Hoy puede ser pesado, mañana lo contrario,

pero es dichoso el grave, y triste es el liviano.

Lo puede mudar todo y nunca estar lejano,

y hacer lo preocupante volverse secundario.

Su frágil material se rompe casi diario,

mas nunca podré asirlo, ni en voz ni con la mano.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s