Manos

Unas callosas manos:
manos de carpintero,
en la cueva y el destierro
cuna del inocente fueron.

El padre ganó el cielo,
el hijo dio el perdón;
y entrambos van orando
dando glorias al creador.

La cuna cedió su puesto;
el hijo al cielo miró.
Aceptó la cruz hallada.

Y clavadas a un madero,
las manos de un carpintero
son las manos de salvador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s