Posada

Fue necesaria la sed en el desierto para sonreír ante el manantial de agua viva; así muchos corazones partidos y secos como los labios del Bautista sonreirán en Navidad al recibir la buena nueva de la salvación, y cual buenos receptores como lo supo ser María esperarán sirviendo a quien alivio necesita.

Maigo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s