Maldad

Cuando le preguntaron al venerable Xi-Djing Tze por qué Dios permitía la maldad en el mundo, éste respondió:

Dios no permite maldad, como tampoco bondad.

No quiere al malo, como tampoco al bueno.

No conoce el mal, como tampoco el bien.

Las Diez Mil Cosas se crean sin crearse y se destruyen sin destruirse.

Es el hombre, en su afán de poder, quien discrimina.

Es él, en su ignorancia, quien maldice.

Él, enceguecido, quien cree que el mal es mal y el bien es bien.

Sin entender que el Dao no conoce contrarios, pues es él mismo los contrarios.

Gazmogno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s