La lujuria de Damocles

Siempre queriendo más, siempre queriendo ser más. Lo peligroso del poder es que pervierte, lo peligroso de la lujuria es su seducción, canta como las sirenas. Hay dos maneras de tener el mundo a tus pies, antes y después de que lo destruyas. ¿Cuál es la diferencia? El tiempo que estés bajo la espada de Damocles.