El amor sí lo puede todo

                                                                             «Si reparto entre los pobres todo lo que poseo,                                                                                      y aun si entrego mi propio cuerpo para ser                                                                                quemado, pero no tengo amor, de nada sirve»                                                                                                                             1 Corintios 13:3

No tiene mucho que escuché de nuevo que “el amor no lo puede todo”. No fue la primera vez que lo escucho, y estoy seguro que no será la última. Confieso que no fue la frase en sí lo que me sorprendió, sino haberme sorprendido por ella. Desde que la escuché no he dejado de pensarla y preguntarme si aquella frase es cierta, si el amor no todo lo puede.

Cómo dije no es la primera vez que la escucho, pero sí la primera vez que abriendo los ojos me percato de lo incómoda que es para mí, la primera vez que el ánimo me mueve a gritar que es falsa esa afirmación, que me indigna escucharla. Inmediatamente supe por qué me indigné, no tuve que reflexionar por qué lo hice; en cuanto escuché las palabras tenía ganas de gritar que eran mentira.

Desde entonces me he preguntado en repetidas ocasiones si el amor todo lo puede. Varios “expertos en la materia” dicen que no, que el amor no todo lo puede; y aumentan a esto que el problema es que hemos elaborado unas creencias erradas, que el amor no es enamoramiento –suponiendo que lo errado son las creencias y no su duda respecto al amor. En algo concuerdo con ellos, aunque es sólo en las palabras y no en las causas y consecuencias, el amor no lo puede todo, hay cosas que no se obtienen con amor: del amor no surgen cosas innobles, cosas indignas, aquellas que causan vergüenza incluso en la intimidad, incluso en el pensamiento. Aun así, discrepo en que el amor no sea enamoramiento. Es tan tonto como decir «esto no es amistad, es amistamiento», como si fuera algo que se puede diferenciar a simple vista y absolutamente claro para todos. Pregúntense ¿en qué momento comenzaron a ser amigo de alguien o en qué momento exacto me enamoré de…? Si lo hacen seriamente, se darán cuenta que no es posible, porque uno es amigo al serlo, no hay un comienzo de amistamiento, el comienzo es la disposición de ambos entrambos. Lo mismo sucede con amor y enamoramiento, son manifestaciones de lo mismo, y no una graduación de sentimientos.

Dejemos esta última pregunta de lado y volvamos a preguntar si el amor lo puede todo. Aceptar que el amor lo puede todo, sólo es posible si primero notamos que el amor es cuidado y renuncia de sí mismo; que amar es renunciar a sí mismo, es ofrecerse, es sacrificar las vanidades por lo bueno y lo bello, por lo noble. ¿Por qué se dice que el amor no lo puede todo? Porque se ama más uno mismo que aquello que se ama; en cuyo caso no se ama, de amarlo lo cuidaría. Por qué un hombre está dispuesto a dar su vida por la de otra persona, en todo caso es por amor: ya sea porque ofrece su vida por la persona que ama o porque ama la virtud, es un valiente. ¿Por qué creo que el amor lo puede todo? Porque estoy convencido que las grandes acciones humanas han sido por amor, los más nobles sacrificios han sido por amor.

¿Queremos acciones nobles, hombres virtuosos, vida en comunidad,  “conciencia social”? Entonces, es necesario creer que el amor lo puede todo. Sólo por amor somos amigos, sólo por amor es posible vivir en comunidad. Amar es cuidado de lo amado y renuncias de sí mismo, en el mismo sentido que es dicho en la Primera epístola la los corintios: «tener amor es saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia ni ser presumido ni orgulloso ni grosero ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias, sino de la verdad. Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo». En medida que esto sea más claro, en medida que el verbo sea carne, en medida que estemos dispuestos a renunciar es que nota remos que el amor sí lo puede todo. «El amor jamás dejará de existir».

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s