Un estertor de alivio

Estoy recostado en mi cama, inmóvil de todo. Vencido por el hartazgo. De lo profundo de mi cuerpo adolorido se libera un viento esperanzador. Mi hijo lo percibe y sonríe. Pone en mi mejilla su mano y se sorprende al reconocer mi piel fría. Veo que le remuerde. Los músculos entumecidos me constriñen, mi interior está comprimido. Cada respiro es un alivio: ¿será que deshila para vivir o morir?

Bocadillo de la plaza pública. En estos días estuvieron en la luz pública dos candidatos aparentemente alejados del espectro político común:  Andrés Manuel López Obrador y el famoso Bronco. El primero acusaba al regiomontano de ser un favorito del tenebroso Salinas de Gortari para las elecciones próximas. El segundo tuvo una semana agitada al intentar hacer evidente su ruptura con el gobernador anterior. Entre revelaciones de dinero perdido y clausurar la anterior casa de gobierno: quiso gritarnos que su mandato no será tricolor. ¿Nueva rivalidad para el 2018?

Señor Carmesí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s