Nacimiento

Nacimiento

Bajo la grácil lumbre de una estrella

sin muerte, descansan bestias pacientes

rumiando el heno con seguros dientes,

esperando la carne de otra estrella.

Al fin, sin haber pecado nunca Ella,

muestra un sol fruto de saeta hiriente.

Es el Niño Verbo, la cruz de oriente

que anuncia al corazón: “No más querella”.

El silencio nocturno paz rutila

con el canto justo de otro día

que surge del fuego bueno y sereno,

el mundo atiende presto como ancila

olvidando la muerte que temía,

gracias sólo a Jesús el Nazareno.

 

 

Tacitus

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s