Anosmia

Voy a hacer como que te creo, imaginaré por un momento que esta pistola no es tuya y que realmente no disparaste en contra de ese vagabundo al cuál dices no haber visto jamás. ¿Y luego qué? ¿Se supone que debo también creer que fue tu sombra la que al sentirse ofendida por el hedor del difunto, lo asesinó con tres tiros de su propia arma? ¡Tonterías! Ahora, si lo que quieres es salir bien librado de este atolladero, tendrás que comenzar por contarme toda la verdad y dejar de respirar tan cerca de mi oído. No creas que no soy capaz de detener esta patrulla un par de minutos para enseñarte a no incomodar a un oficial armado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s