En contra de la alegría moderna

En contra de la alegría moderna

Padecer la injusticia no es obstáculo para la alegría. Cuesta a muchos distinguir el perdón de la blandura por la estampa de aparente negligencia que tiene. La alegría propia del perdón es para muchos la satisfacción de ver nuestra superioridad probada. Que se distinga nuestra piedad frente al abuso para que se vea que el verdadero triunfo proviene de la voluntad que resiste todo. La alegría ante la necesidad de la destrucción. Pero nadie sospecha que la furia con la que el Evangelio cuestiona el pecado es a la vez una consecuencia de la alegría de Jesús.

La confusión es peligrosa, pero común. El cristianismo se puede convertir en moralismo debido a ella. La denostable raza de víboras puede ser el mundo entero. El orgullo vano de quien se cree capaz de evitar la tentación es la cara falsa de la alegría. Es extraño que quien no se sienta seguro de evitarla (del tipo que sea) sea el cristiano. Comúnmente creemos que su fe consiste en que se ve seguro de que Dios lo pueda salvar. Pero si tuviera la seguridad moderna, no necesitaría rezar. Si tuviera la seguridad absoluta, ni siquiera podría creer en que existen tales cosas como las tentaciones. La fe se puede tornar en el existencialismo de la desesperación ante la incertidumbre esencial de la vida. Eso no evita el moralismo que lo transforma en causa aparente del nihilismo.

¿Cómo la alegría ante la existencia del pecado? Parece irracional. ¿Será que la fe es lo que dice el progreso de ella? El cristianismo no necesitó de la abolición de la metafísica para afirmar la elocuencia en la alegría. Tal vez por eso parce falto de sentido para la vida moderna. Acaso la alegría sea genial debido a la salvación. Es decir, que uno no es alegre en la fe debido a que en el fondo nada tenga relevancia, a que la vida sea como lo decía el Sileno. La alegría debe provenir de que, por más que digamos que el pecado pueda ser evitado, sepamos que el amor no sabe de amarguras ante la infidelidad. Además de ello, basta ver que no estamos desarmados ante el mal. La segunda navegación puede parecer la pequeña nada a la que se aferran los platónicos sólo si admitimos que el saber ese esencialmente poesía, invención. La alegría ante el perdón es perfectamente racional. El saber, el amor y la virtud están unidos en el conocimiento.

Nada impide que uno entiende perfectamente la injusticia. Que la pregunta señorial de la sabiduría política sea respondida adecuadamente. Nada impide la comprensión de los afligidos. La alegría por la voluntad inmarcesible se vuelve vanidad, terrible vanidad. Es abstinencia del mal, no conocimiento. Estoicismo. Nietzsche vuelve a ganar. No hay incertidumbre por el porvenir en el pecado, sino certidumbre por la salvación. La vida no es como lo dice el Sileno.

Tacitus

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s