El Panal (sexta parte)

¿Qué crimen merecería una sentencia como la mía? ¿Acaso pueden imaginar algo que justifique estar aquí? Yo no, imagino a un genocida, a algún pirómano que hiciera arder un asilo de ancianos, a un asesino en masa que envenenara la reserva de agua potable de todo un pueblo. Imagino también a un antropófago que guste de comer carne recién nacida, pedófilos, herejes, tiranos y violadores. Pienso en todos ellos y en lo brutal que podría llegar a ser su hacer, pienso en ellos seguido, tengan por seguro que aparecen en mi mente con mayor frecuencia de la que debería, y sin embargo, no creo que ninguno merezca lo que me ha tocado vivir ya. Comparado con cualquiera de los crímenes antes mencionados, lo que yo hice me haría parecer como si hubieran sentenciado a un hombre inocente. No niego mi culpabilidad, tampoco tendré tan poco cinismo como para no sentirme orgulloso de lo que hice, pero, en una escala de maldad, lo que yo hice no le llega ni a los talones a los crímenes antes mencionados, no le veo sentido relatar una nimiedad-

La idea de que los presos se hacen peores dentro de la cárcel es la que dio paso a esta separación de los reclusos, por eso nadie objeto nada cuando fue propuesta, pues les pareció razonable y que haría más bien a la sociedad funcional, que mal a los reclusos

La primera vez que salí, no entendí bien el procedimiento que debía seguir, mi padre no hablaba mucho de su estancia aquí, y aunque lo hubiera hecho, yo solo recordaría algunas partes al azar, que seguramente, de nada me hubieran servido. El suave desliz de la cabecera, me parece casi imperceptible en estos tiempos, hay veces que temo no escucharla y perderme mi salida diaria, otras peores, tengo la seguridad de no haberla escuchado a tiempo, o de haber estado dormido en mi hora de salida. En cualquiera de las situaciones, no tengo modo de saberlo. Sin embargo, la primera vez que lo escuché, me pareció incluso molesto, era como una lámina lijando una calle empedrada. No creo saber cómo describir con puntualidad lo complicado que es arrastrarme sobre mi propia espalda bajo las condiciones especiales que tenemos en el Panal. Verán, por cuestiones meramente físicas, no me es imposible levantar mis rodllas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s