Amistad y pudor

Amistad y pudor

 

El diálogo platónico sobre la amistad, Lisis, es rico en rubores. Pudor y amistad, podríamos pensar, tienen una relación profunda e indispensable. Al tiempo que, mientras lo consideramos, nos sorprendemos de lo inusitado de la relación: en nuestros tiempos es poco afortunado quien busca lo que sobre el asunto se ha pensado. Parece que para Platón era claro que pudor y amistad tienen una relación profunda; para nuestros días, parece que si acaso hay relación no hay razones para que sea profunda. La diferencia, obviamente, da qué pensar.

En total hay tres rubores en el diálogo: dos corresponden a Hipotales y uno a Lisis. Evidentemente, no podrían ruborizarse los impetuosos Ctésipo y Menéxeno, pues no es apropiado ruborizarse para el compañero de Hércules (recuérdese que así se asume Ctésipo en el otro diálogo platónico en que aparece; considérese que los nombres de los hijos del Hércules mítico y el Hércules platónico coinciden). De los tres pudores, el primero se presenta al exterior de la escuela; los otros dos, al interior. Dentro de la escuela, los dos pudores delimitan la parte privada del diálogo y señalan la ausencia de Menéxeno. Los pudores del Lisis se presentan en la investigación de la amistad como deseo; mientras que la investigación de la causa de la amistad no presenta pudores. La investigación de la causa de la amistad está rodeada de la investigación pudorosa de los deseos. Podríamos pensar que, para Platón, no sabremos realmente qué es la amistad si no preguntamos qué es el deseo.

El primer pudor del Lisis aparece cuando Hipotales ve descubierto su deseo por Lisis. El segundo, cuando Hipotales reconoce su deseo por Lisis. El tercero aparece en Lisis cuando su deseo de saber se ve descubierto. Los tres pudores aparecen en el descubrimiento del deseo. Los tres pudores descubren los tres tipos de deseo: epithymía, philía y eros. Los tres deseos son descubiertos por la presencia de Sócrates, por la sabiduría erótica de Sócrates. El conocimiento de uno mismo, obviamente, no puede dejar de lado la pregunta por el deseo.

El último de los pudores del Lisis cierra el pasaje en que se muestra la razón por la cual la amistad no es una acción; lo que tiene una consecuencia importante para pensar la necesidad del cuidado de la amistad –como lo suele pensar la mayoría- y la posibilidad de la amistad virtuosa –como la suelen pensar los lectores de Aristóteles-. El lugar del último pudor en el diálogo indica al fundamento mismo de la amistad y del pudor. Tras el último pudor, el deseo sólo vuelve a aparecer en el diálogo hacia el final, en la consideración de lo oikeion, el fundamento de la comunidad en que se dan la amistad y el pudor. Amistad y pudor se relacionan porque la vida humana experimenta lo oikeion. Y lo difícil es reconocer esa experiencia. Amistad y pudor sólo vuelven a presentarse juntas en función de lo oikeion cuando San Pablo muestra el fundamento de la comunidad de fe (Gálatas 6:10). La amistad está en problemas cuando ni San Pablo ni Platón nos iluminan, cuando lo oikeion no puede reconocerse y cuando no vemos posibilidad de que pudor y amistad vayan juntos. ¿O no es por eso que confundimos la amistad con la complicidad?

 

Námaste Heptákis

 

Escenas del terruño. 1. Una cosa es la paz con justicia y dignidad, otra es la pax oeconomica de los administradores de la desgracia. Según leemos en la conversación de Martha Anaya con J. Jesús Lemus, el país está a un paso de conseguir la segunda -y con ello un paso más lejano de la primera-. ¿Cómo nacerá la pax? Mediante un narcopacto bajo la convocatoria de Rafael Caro Quintero en contra de Joaquín El Chapo Guzmán. 2. Si es cierto lo que publicó el pasado lunes Jorge Fernández Menéndez, a la indignación de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa hay que añadir el asco del canibalismo en el basurero de Cocula. 3. Ha pasado desapercibida, pero es información importante: en comisiones de la Cámara de Diputados se ha aprobado una iniciativa de Sylvana Beltrones para limitar la reproducción asistida a parejas casadas. 4. Nuevamente tomaron las calles y alzaron la voz. Nuevamente sus alegatos son endebles. José Antonio Crespo comenta un caso. Mientras que el panista Germán Martínez Cázares hace una reflexión cuidadosa sobre “la defensa de la familia” que bien deberían considerar sus compañeros de partido.

Coletilla. Hace dos semanas señalé que el Frente Nacional por la Familia está integrado por panistas, yunquistas y miembros de lo que será el Partido Solidaridad. Ya está confirmado públicamente: el Frente Nacional por la Familia buscará ser partido político nacional. Dejará de lado el nombre de Partido Solidaridad -como se le conoce en círculos de extrema derecha- y aprovechará el impulso de su forma actual. Sus caras públicas: Mario Romo, de Red Familia, expresidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Solidaridad y relacionado con el gobierno panista de Martín Orozco en Aguascalientes (elección en la que ministros de culto católico pidieron votar por el PAN); Juan Dabdoub, del Consejo Mexicano de la Familia y quien, para ACI Prensa, declaró en junio pasado que buscan derrotar en las elecciones de 2018 a quienes apoyen a la comunidad LGBTTTI; Vicente Segú, de Fundación Incluyendo México, aliado de la gobernadora priista de Sonora Claudia Pavlovich y promotor en 2006 de la pena de muerte para violadores. El financiamiento va por cuenta de Patrick Slim, hijo del famoso empresario.

Anuncios

2 comentarios en “Amistad y pudor

  1. Pingback: Marcha infructuosa | Big Band Bloggers

  2. Pingback: Sonando un ruido | Big Band Bloggers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s