Gazmoñerismo Dylanesco

Y medio siglo después, en la sala de conciertos de Estocolmo, resuenan los ecos de «¡Judas!», mientras los nobles intelectuales se cuegan de las ramas del amor.

Gazmogno