Gazmoñerismo Dylanesco

Y medio siglo después, en la sala de conciertos de Estocolmo, resuenan los ecos de «¡Judas!», mientras los nobles intelectuales se cuegan de las ramas del amor.

Gazmogno

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s