Espejo eléctrico

El internet ha cambiado nuestras vidas. El cambio más notorio, y quizá el principal, sea el modo en el cual concebimos nuestro carácter. Nos concebimos diferente cuando creamos un perfil sobre nosotros que cuando escuchamos hablar sobre nosotros o cuando reflexionamos sobre nosotros. Por ello, al ver nuestros diferentes perfiles sobre nosotros podemos preguntarnos: ¿qué somos?, ¿nos componen las imágenes que nos gustan?, ¿los centenares de amigos que reunimos en un link?, ¿las actividades que compartimos?, ¿las críticas a las que nos adherimos o que soltamos?

Un producto propalado por la red nos hace ver y reflexionar sobre los cambios y proyectos de la tecnología y el internet: Black mirror. Desde el título de la serie se nos hace referencia a nuestro reflejo a través de la tecnología. En las primeras dos temporadas se enfatiza que el avance de la tecnología aunque sea mucho, al punto de crear algo semejante a quienes fueron nuestros seres queridos (Be Right Back), no garantiza la felicidad. La felicidad no consiste en obtener la mayor cantidad de entretenimiento tecnológico (The Waldo Moment). La propia tecnología puede volvernos infelices al modificar, destruir, la justicia, pues se puede volver venganza (White Bear, White Christmans). Lo más común que vemos en la serie es que la tecnología produce la infelicidad.

El primer capítulo, Caída en picada (Nosedive), de la recién estrenada tercera temporada presenta la aparente felicidad. La joven Lacie Pound tiene una calificación de 4.2 estrellas y, como la mayoría de las personas, aspira a estar lo más cerca posible de las 5 estrellas. La evaluación general se obtiene por el constante trato con las demás personas: saludar da estrellas; comprar da estrellas; compartir fotos de lo que sea, da estrellas. Las estrellas se envían al perfil de cada persona mediante un celular que todos llevan. Hasta este punto se podría pensar que se trata de una red social avanzada y que, como toda red social, tiene un límite en la vida real. Pero en el capítulo se mezcla el perfil con la realidad, pues dependiendo el puntaje se puede escalar en los puestos laborales, se pueden tener mejores servicios en aeropuertos, tiendas e inclusive hospitales; las personas con puntaje bajo difícilmente tendrán acceso a una buena calidad de vida. Las personas que mejor aparecen son quienes tienen mayor puntaje; quienes aparentan mejor parecen vivir más felices. En consecuencia, se genera una convivencia aparente: las bodas son aparentes, las relaciones laborales, las amistades; no hay amor, no hay comunidad, no hay amigos. Aquellos que se atreven a alzar la voz en contra de lo común, a no vivir conforme al gusto de la mayoría, se convierten en marginados. No se puede cuestionar abiertamente ese modo de vida, sería un suicidio social. Pero, como decía el viejo filósofo ateniense, lo mejor no es lo que la mayoría dice. Lacie aprenderá que es mejor la sinceridad; su declive será el inicio de su reflexión.

Black Mirror es una serie que exige reflexionar sobre cómo usamos la tecnología y los excesos en los que podemos caer. Podemos manejar ilimitadamente la felicidad que aparentamos transmitir en nuestro perfil, pero eso jamás nos hará verdaderamente felices. El espejo negro puede terminar confundiendo totalmente lo que somos.

Yaddir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s