Natividad

Embelezados por la ternura de la imagen, nadie en el pueblo se dio cuenta de la blasfemia. La maldad se disfrazaba con forma de perros que cuidaban el alumbramiento del niño Dios representado nada más y nada menos que por un hermoso gato bebé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s