Un cuentito del final

«En otro lugar apartado de aquí vivía un señor. Muy extraño él. Hace unos días que pasaba cerca aproveché para visitarlo y ya no lo encontré. El tipo se la pasaba diciendo que buscáramos ser sabios».

Distraídamente el oyente soltó una risa desdeñosa por encima de la pantallita reluciente que sostenía. Luego preguntó «¿y qué, nomás te estaba molestando, o de veras no sabía que ya todos lo somos?».

«Pues no sé si sabía o no pero mi culpa no es: yo varias veces le llevé mis títulos para que viera».