A diario

—¿Y dices que Julio se murió de un berrinche?

—Sí

—¿Pues qué lo hizo enojar tanto?

— A él nada, ¡la del berrinche fue su mujer!