Al gusto

El pueblo de san José de las centellas tiene fama de ser muy hedonistas: los habitantes se las han arreglado para formar una comunidad que no podría ser tan feliz en ningún otro lugar. Cada mes, dependiendo de las ansias que tengan la mayoría de sus integrantes, eligen por votación, la casa de alguno de sus habitantes al azar. Después, todos se unen para prenderle fuego. La ley es sencilla: el dueño de la hoguera tiene prohibido sacar sus pertenencias, mientras que todos los demás ciudadanos tienen la responsabilidad de reconstruirla una vez acabada la fiesta, de ese modo se garantiza que todos queden satisfechos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s