Pestes

¿Cómo saber oportunamente si había regresado? De cualquier manera los médicos actuales no han podido ponerse de acuerdo en qué fue lo que ocasionó, hace ya unos dos mil años, tan terrible tragedia. ¿Por qué deberían empezar a preocuparse de los fantasmas del pasado? Sí, al igual que en Atenas, la plaga comenzó poniéndole los ojos rojos a todos los habitantes del Distrito Federal, y sí, también, cada uno de los infectados corrió a beber toda el agua que podía como si fueran caballos de carreras. La diferencia entre los Atenienses y los chilangos, fue, principalmente, que aquellos antiguos y civilizados hombres no poseían un sistema de transporte colectivo como es le metro. Por eso sucedió que la peste acabó con más de un ochenta por ciento de la población citadina. Es una pena, en verdad, que a pleno siglo veintiuno no haya modo de asegurar que pestes tan terribles broten, al igual que hace tanto tiempo, de la nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s