Manzanas

Hay quienes creen que en tiempo de Adán. las manzanas eran del tamaño de una sandía. Quienes apoyan esta teoría se basan en que el género masculino, sobresalía por su valor, tanto así que el primer exiliado no necesitó fundar una ciudad. Conforme pasó el tiempo y la pusilanimidad fue creciendo en el corazón de los hombres, las manzanas perdieron su tamaño original, hasta llegar a ser los frutos flacuchos que nos venden ahora en el súper-mercado.