Desalentado

Anoche llegó un hombre a la cantina, pidió un par de cervezas y después nos contó el extraño día que había tenido. Resulta que tuvo la suerte (o la mala suerte) de despertar dentro del ojo de un tornado que se había formado al rededor de su casa. Se dio cuenta de que la muerte le rondaba, por el zumbido inmenso, de hecho, dice que fue eso lo que lo despertó, y cuando salió de su hogar, fueron las ropas vacías de sus vecinos, las que, al pasar volando le informaron de su situación. Dijo, con mucho orgullo de su rápido actuar, que lo único que se le ocurrió fue correr, tuvo la esperanza de seguir el paso a la ola de destrucción que lo rodeaba. Continuó corriendo durante dos horas sin descansar, viendo cómo se destruía su pueblo natal y sus vecinos eran licuados en pleno aire. Al final, solo quedó él rodeado por un montón de escombros, trozos de madera, carne, la sangre y el dinero de todo el pueblo revueltos por igual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s