Progreso

No todos los días te encuentras un Rolex en el metrobús, es por eso que cuando lo vi, allí tirado debajo del asiento de enfrente, solo pude pensar en fingir que me abrochaba mi agujeta para reclamarlo como mío. Muy discretamente lo puse en mi bolsa del pantalón, no vaya a ser que se de cuenta el dueño y me llame ladrón, y eso sí que no. No soy un ratero, simplemente tengo suerte, prueba de ello es que el reló que acabo de encontrar, llegó sano y salvo a mi hogar. Ahora, después de venderlo, me compraré un coche para no tener que volver a viajar en el metrobús jamás.

Anuncios

Un comentario en “Progreso

  1. Hola! puedo escribir en su blog? Me encantaría. Me fascinaría. Escribo poesía, relatos cortos, anécdotas y reflexiones existenciales y de la vida diaria.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s