Nunca Más

Ruedan apacibles por las mejillas de la Diosa, granas lágrimas de desesperación: una figura sombría le ha oscurecido el semblante, y sus ausentes ojos, otrora brillantes y nocturnos, ya no ven más allá del río Lete.