El Arca

Con cada gota de lluvia que cae, la habitación se achica cada vez más. No sé qué es peor, si morir aquí adentro triturado por la constante expansión de lo que prometía salvarnos de morir ahogados, o estar allá afuera a merced de la Ira de Dios. Tal vez, si el arca no estuviera hecha de madera, ésta no se hincharía con la humedad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s