El sanguinario

La fría lengua de la muerte, que muchas veces tiene forma de navaja, había probado ya más de dieciséis estómagos débiles que se habían atrevido a faltarle al respeto a Pedro “El sanguinario”. Éste, llevaba ya varios años viviendo fuera del pueblo, asaltando, robando y violando. Hizo todo lo que quiso con las caravanas de comerciantes que se encontraba: las asaltaba, las quemaba, las desvalijaba para después perderse en el bosque. El día que pedro murió, lo encontraron con las tripas de fuera. Alguien lo había rajado con su propia navaja. Siempre, a su debido tiempo, la muerte gusta de morder la mano que le da de comer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s