Esquzofrenia

Se rehusaba a olvidar;  a soltar las amarras del recuerdo, lo único que le quedaba de ella. Se rehusaba a perderla, aunque fuera sólo en su memoria, pues nada ya, material o etéreo, los unía. Se rehusaba a cerrar libro y comenzar otra historia, aunque para lograrlo tuviera que inventarse él solo la continuación, la segunda parte, en soledad, esquizofrénicamente. Se rehusaba… sí, se rehusaba, aunque al final era él quien moría de olvido, desamarrado, puntofinalizado, pues no había sido más que la invención de una loca que decidió tomar el camino de lo que los demás le decían que era la cordura.

Gazmogno