El Tesoro de Otros

¿Cómo iba a reportar semejante noticia a sus superiores? Había pedido veinte hombres de la guardia real para que lo escoltaran al lugar donde se encontraba el tesoro de aquél famoso emperador mexica; además cinco de los más prestigiosos arqueólogos habían perdido la vida durante la excavación, ora por un derrumbe, ora por gases venenosos atrapados entre las rocas. Ni siquiera alivianó el pesar del capitán Hernán, el saber que la leyenda era verdad. Sí, encontraron el tesoro, pero, ¿a qué precio? No había manera de recuperar la inversión vendiendo la cochina pluma de quetzal que encontraron dentro de un baúl.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s