Oscuridad dhármica

Cansado, Avalokiteshvara fue cerrando todos y cada uno de los ojos que tenía en todas y cada una de las palmas de todas y cada una de las miles de manos que se abrían compasivamente hacia los infinitos seres sufrientes. 

Gazmogno

Anuncios