Oscuridad dhármica

Cansado, Avalokiteshvara fue cerrando todos y cada uno de los ojos que tenía en todas y cada una de las palmas de todas y cada una de las miles de manos que se abrían compasivamente hacia los infinitos seres sufrientes. 

Gazmogno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s