Cosmología conmovida

Cosmología conmovida

 

Hoy revisito a Giorgos Seferis, específicamente el primero de sus dos poemas (si la memoria no me falla) escritos in memoriam. Es un poema de su libro de 1931 y su título es, precisamente, “A su memoria”.

 

 

Eras la divina mudez

y como el arroz tan blanca

que tirita, siendo fugaz,

volviéndose el todo, nada.

Asida a la polvareda,

tu ánima, nuestro socaz,

al final a todos nos deja

con una soledad agraz.

Miro el follaje hacia la noche

cerrados los ojos de los amigos.

 

Escenas del terruño. ¿A quién conviene la desconfianza hacia los medios oficiales de reconstrucción? No digo que las razones sean infundadas, sino que no todos los motivos han sido expuestos. ¿Por qué no se denuncia la presencia de los Panchos Villas en los campamentos de damnificados de la Roma y la Condesa? ¿A quién le beneficia ese grupo? ¿Qué organización civil va a evaluar que ellos no resulten beneficiados en la reconstrucción? ¿Quién ha revisado la relación entre los edificios incluidos en el mapa de riesgos y los edificios cuyos cimientos fueron dañados por las bodegas y túneles clandestinos del narco en el corredor Roma-Condesa? Qué bueno que los activistas sociales pondrán lupa a lo que llaman gobierno, pero falta que alguien ponga lupa a los gobiernos de facto en las zonas de la reconstrucción. Digo, de buenas ilusiones…

Coletilla. ¿Alguien reconoció en el mensaje de Margarita el eslogan del Frente Nacional por la Familia? El Yunque está jugando en tres pistas. La primera, contra Barrales, promueve mediante Los Chuchos a Monreal. La segunda, con el enroque de Zavala se abre un espacio más. La tercera, con un “conciliador” Rafael asegura más alianzas. La estrategia no es rara: no se trata de ganar, sino de posicionar la agenda. ¿Quieren prueba? Sigan “La ciudad de las ideas”, promocionado evento poblano.