¿Deseo?

Hay quien considera que no desear es la fuente de la felicidad: parece tan cierto que cuando no deseamos no sufrimos que en ocasiones intentamos borrar de nuestro ser los apetitos, y los cancelamos sin fijarnos en que negar el hambre no acaba con ella.

Por otro lado también están aquellos que descuidadamente piensan que la felicidad consiste en estar satisfecho todo el tiempo, y para ello sólo hace falta ver que nada hace falta realmente, esta búsqueda es más difícil que la anterior, pero no por ello está libre de errores, pues no falta quien está satisfecho sólo de dientes para afuera y pregona una plenitud de la que carece.

Quizá el problema de quien dice no desear o de quien considera que la felicidad consiste en estar siempre satisfecho, es que habla de la felicidad sin comprender qué es el deseo.

 

Maigo