Las quinientas alejandrinas

Las quinientas alejandrinas

Hago mi siguiente contribución al juego: un soneto alejandrino que mantiene el juego de las cuentas con la presencia de la rana.

Remando con ripios reta rijosa la rana,                          32

invita croando a echarse de noche en su lago               36

de ritmos y rimas que son leños de voz plana,              35

reflejos sonoros agolpándose en un trago,                     34

 

taciturnos números con entrañas anfibias                    36

que, silentes, aquí enredan las cuentas y el canto,       40

mientras observas tranquilo tus yemas tibias;              39

lloviendo palabras, la rana se lleva el llanto.                 38

 

Amistoso es el juego, como agua cristalina,                      34

materia de luces alzándose al vuelo veraz,                     35

aguardando unos ojos de arena ardiente y fina.           38

 

Navega con tiento este lago, si eres capaz,                     34

alegra tu pensar, no andes hoy saturnino;                     33

cuenta ya si fueron quinientas, así lo verás.                   36

                                                                                                 500

 

Tacitus