Mala Vida

Pues, parece que es cierto lo que me dijeron: si cavaba un hoyo de unos tres metros de profundidad y me escondía allí, la Muerte jamás me encontraría. El problema es que con dieciséis días aquí enterrado, comienzo a pensar que ésta tampoco es vida.