Transustanciación

Abrió sus brazos esperando a quien clamaba por ellos, amorosamente vio el rostro de quienes corrían a su regazo y gozosamente recibió una lanzada en el pecho; para entregar su cuerpo y sangre, en pan y vino transformados.

Maigo

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s