Tal vez

Tal vez, si no hubiese perdido aquel borrego, el pastor se habría quedado en su tierra siguiendo una vida sencilla, como la que decía llevar cuando ya estaba ávido de sentarse en la silla más grande que había en aquel lugar.

Pero no, el borrego se escapó, el niño se escondió del castigo y con el tiempo justificó la muerte de su hermano, señalando que no era él quien le mataba, más bien era una nación parecida a Fuenteovejuna que otro nombre portaba.

Maigo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s