Los que nos quedamos

Maestro, escribo esto  a propósito de tu partida.

Para Francisco García Olvera.

A Pancho lo único que le pude haber dicho es Gracias: por una vida tan llena de alegría y gozo en el pensar, creo que lo hice hace tiempo, lo más seguro es que de manera insuficiente, porque me dejó más de lo que podría agradecer en palabras o actuar.

Y a quienes nos quedamos con el recuerdo, la nostalgia y la alegría de haber compartido tiempo con el maestro, lo único que atino a decir es que fuimos afortunados por escucharlo, por reconocernos como ignorantes, a veces alegres y a veces tristes en el sendero que él ya ha recorrido y por el que nos supo iluminar al mostrarnos que es posible ver con los propios ojos y que la consigna principal era no ser crédulos para seguir el camino del pensar, camino que es gozoso y del que sólo alegría se puede esperar.

A todos los que nos quedamos, con una sonrisa en la boca y con lágrimas en los ojos, lo único que atino a desearnos es algo de la paz que el maestro con su vida nos ha sabido brindar.

No me despido de Francisco García Olvera, porque para ello debería olvidar, no escribo memorias, porque no atino a relatar los muchos recuerdos que llegan, quizá algún día consiga prosperar esa semilla de confianza que me pedía decir con orgullo lo que pensaba, por lo pronto me quedo con la esperanza de que esa semilla no haya caído en tierra yerma, como a veces creo que soy.

 

Maigo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s