Ego

—De verdad, escuché la voz de un hombre pidiendo ayuda en esa coladera.

—¿Y por qué no lo ayudaste?

—Pues porque no hay modo de salir de ahí, si lo hubiera…

—Buen punto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s