Hippies contra oficinistas

¿Qué tan estresante es la vida moderna para que vivir como un hippie sea una de las mejores opciones de vida? Hay quien diría que las vacaciones son una modalidad del mencionado estilo de vida, pues las preocupaciones se alejan durante un puñado de días para contrarrestar el estrés. Aunque el estrés es causado por el trabajo con el cual se pudieron pagar los días de arena, sol, diversión y tranquilidad. No hay vacaciones sin trabajo; no se vacaciona si no se está estresado. La cíclica pesadilla de todo trabajador. La fórmula de la vida no moderna podría simplificarse como alejada de las preocupaciones, pues éstas son dolorosas; el mejor modo de vida, visto así, sería el de los constantes placeres y los pocos dolores. La disyuntiva sería saber cómo se consiguen más placeres con la menor cantidad de dolores posibles, si con la vida al natural o con la vida laboral. Pero esto sería como abandonar nuestro aspecto humano, pues nunca podemos dejar de preocuparnos por las consecuencias de las acciones que tomamos en la vida de las personas que queremos.

Un hippie consecuente sabe que sus acciones afectarán a las personas que lo quieren; sabe que su estilo de vida le afectará en todos los sentidos; sabe que si quiere alejarse del egoísmo moderno, no puede tomar una decisión egoísta. Quizá por ello pondera tanto el amor y la paz; quizá por ello busca que todos tengan un modo de vida semejante al suyo. Su modo de vida se vuelve estilo de vida si el mundo moderno es como él lo pinta y ahí no hay manera de vivir bien. ¿Aunque si lo que principalmente pondera es el amor, la ausencia total de egoísmo y el despoder humano, esto no podría darse sin necesidad de vivir alejado de las grandes urbes y de sus costumbres?, ¿tendrán razón los hippies y no es posible amar en el mundo moderno tal como se nos presenta?

Desafortunadamente la sencillez de la vida al natural no compagina con la complejidad del alma humana. De no ser porque el hombre que pretende vivir al natural sabe que debe dejar de lado la humana sociabilidad, podríamos decir que quiere alejarse de los problemas humanos, que le tuvo miedo a ser animal político. Siempre hay espacio para soñar que no hay nadie alrededor.

Yaddir

Anuncios

Un comentario en “Hippies contra oficinistas

  1. Sin duda que tu definición de la vacación (disminución del estrés) hará feliz al proxeneta y al traficante; la diferencia sería sólo un asunto de regulación mercantil. Y aún así, no creo que en la vida burguesa (de donde sale tu definición) sean posibles la ciudad justa o el mejor modo de vida. Sócrates no necesitaba vacaciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s